miércoles, 19 de julio de 2017

CHOCOLATES FRANCISCO ENCISO DE RUIZ (MUNILLA)


Munilla tuvo al menos, cinco fábricas de chocolate, siendo la de Francisco Enciso de Ruiz, la única que se menciona en la Contribución Industrial de 1852. Las de las 'Bargas', 'El Pilar', y los molinos de 'Martínez y Hermanos' y 'Gaspar del Pueyo', se fundaron más tarde, por lo que se puede decir, tal como rezaba su publicidad, que fue "la primera de Munilla". Por la misma fuente, sabemos que su propietario disponía de un horno de pan, por lo que no parece descabellado pensar, que parte del año se dedicara este molino a la fabricación de harina, o que ésta hubiera sido su principal actividad en el pasado. 

El apunte de esta contribución también nos indica que "sólo muele ocho meses", muy probablemente la causa sea el periodo de estiaje y quizás por esa razón, con el tiempo se dotará de una presa y más tarde a la fábrica de una máquina a vapor que completara la fuerza hidráulica.





Éxito comercial.

El 1853 en algunos periódicos de Madrid como El Clamor Público o la Nación, aparecen noticias de un "chocolate superior de la Rioja" hecho en Munilla y cuyo depósito se encuentra en la calle de Caballero de Gracia, 12




Estos chocolates debieron tener gran éxito ya que en 1861, podemos leer un anuncio en el 'Diario oficial de avisos de Madrid', en el que se describe la clave de la bondad de este "chocolate en crudo" que se comercializaba con y sin canela. Y como característica diferenciadora, mencionaba, que se elaboraba sin tostar el cacao, conservando de esta manera su aroma. 

En 1877, en varios periódicos de la capital de España, se anunciaba el establecimiento de un único depósito en la plaza del Progreso, 14 de Madrid. 

Por esos años y, también por diferentes fuentes, sabemos que este chocolate era sometido a análisis químicos, cuestión no desdeñable, para demostrar su pureza, en tiempos en los que existía un debate público sobre el fraude de determinados cacaos adulterados. Según su propia publicidad, fue "la primera de España" en hacerlo. Esta cuestión que hoy puede ser considerada de menor importancia por ser habitual, no se reguló en España hasta el Real Decreto de 1908, por lo que se puede afirmar que fue una medida muy avanzada para su época.



Entre los premios que acreditaba se encontraban las medallas de la Exposición de Filadelfia de 1876, París 1878 y  1894 Exposición de Chicago. 

Como solo las marcas importantes lo hacían, tres años después de crearse el Boletín Oficial Propiedad Intelectual e Industrial, en 1889, Manuel Enciso solicitaba el registro de su marca (fue denegada por no proceder en el marco legal del momento). Posteriormente años después, en 1942 se registraba el nombre de 'Hijo de Francisco Enciso Ruiz', por parte de Roberto Enciso Briñas.

Chocolates Francisco Enciso de Ruiz, cumplió dos hitos: ser "LA PRIMERA FÁBRICA DE CHOCOLATES DE MUNILLA" (cronológicamente) y ser "LA PRIMERA EN ESPAÑA EN SOMETERSE A LOS ANÁLISIS QUÍMICOS" para demostrar la pureza de su chocolate.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO