viernes, 20 de enero de 2017

CAMISERIA, CORBATERÍA Y PERFUMERÍA LA PARISIENNE DE JOSÉ DURÁN

LA PARISIENNE DE JOSÉ DURÁN

José Durán viajante de comercio, abre esta casa después de casarse en 1901 con Victoriana Zaldívar Platas, hija de Valentín Zaldívar, acreditado fabricante y comerciante zapatero, sombrerero y representante de una empresa de vapores que hacia la ruta a las Américas. 


La Parisienne de José Durán, fue una prestigiosa camisería, corbatería y novedades que se encontraba en Portales, 18 junto al Círculo Logroñés. En este comercio se vendían camisas confeccionadas, se hacían a medida e incluso se daban clases de corte y confección para la creación de esta prenda. También completaba sus ingresos con la venta de "novedades", entre las que incluía perfumes, géneros de punto, bisutería y objetos de regalo. 

Su prestigio propició que en algunas ocasiones señaladas, sus "variadísimos surtidos de cuellos, puños y corbatas" se vendieran también en el comercio de don Germán Gómez de Santo Domingo de la Calzada.

Esta tienda gozaba de bastante popularidad, tanto que era una de las favoritas de su género ganando, en varias ediciones, el concurso de comercios de Logroño.




"LAS OTRAS PARISIENNES" DE LOGROÑO.


A pp. s.XX. existieron en Logroño varias 'Parisienne': 
La primera de ellas fue la sombrerería 'Parisienne' de Anita de Pablo situada en Portales, 52 en el entresuelo de la librería de Venancio de Pablo. 

En 1910 tenemos noticias de la 'Parisienne' de Emilia Saenz de Ruiz Aguirre, que era una corsetería que estaba en la calle Caballería, 23 1º. 

Otro comercio, esta vez castellanizado como 'Parisien', fue el del fotógrafo J. Rodrigo, domiciliado en Muro del Carmen, 10. 

La delegación de la Tintorería de París de Edmundo Deslandes de San Sebastian  se encontraba en en comercio de ropas hechas de Hijas de Bacigalupe, de la calle Portales, 60.

También existió en Logroño el hotel restaurant 'París' de José Z. Marín, sito en la calle Estación o el café-cantante del mismo nombre abierto en la década de los 90 del siglo XIX.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO