viernes, 30 de diciembre de 2016

BODEGAS ARMÉNTIA Y COMPAÑIA (HARO)

Imagen que acompaña el artículo de El Financiero 1922
Con el escudo de Orduña aparece identificada la marca de Arméntia y Madrazo, lo que muy gráficamente nos indica que la bodega Arméntia y Compañía (denominación de 1922) fue otra de las históricas bodegas que crecieron en La Rioja gracias al capital vasco. 

El importante periódico 'El Financiero' recoge las vicisitudes societarias de esta empresa en 1922:

'El Financiero 1922: Arméntia y Compañía (Haro)'

"Esta importante Casa, dedicada al negocio de preparar y expender los ricos vinos de La Rioja, es continuadora de la razón social Arméntia y Madrazo.

La Casa fue fundada en 1908 por los Sres. D. Cipriano de Arméntia y D. Pedro Madrazo y Olarte, hombres inteligentes y trabajadores, que desde el primer momento dedicaron toda su actividad y sus grandes conocimientos a producir, con exquisito cuidado, vinos finos de mesa que se dieran a conocer en los mercados por su limpieza, buen gusto y excelente presentación, consiguiendo en poco tiempo que los vinos de sus bodegas y almacenes fueran conocidos en la mayoría de los mercados nacionales, obteniendo poco a poco la justa fama de que hoy gozan.

En 1908 aparece publicado en el Boletín Oficial de
 Patentes y Marcas  esta imagen que corresponde a
la solicitud de la marca de Arméntia y Madrazo,

 que finalmente se concede en 1910. 
En la actualidad la Casa Armentía y Compañía esta formada por los Sres. García y García, gerente; D. Bonifacio García y D. Pedro Armentia, quienes siguen con verdadero afán el negocio de vinos, procurando por todos los medios que la elaboración de sus vinos no dejen nada que desear y puedan competir con los de las mejores marcas. No contentos todavía con los resultados obtenidos dentro de los mercados españoles, los Sres. Arméntia y Compañía hace tiempo que están llevando a cabo toda clase de esfuerzo, al objeto de colocar sus bodegas y almacenes en condiciones de poder exportar en cantidades de importancia sus riquísimos vinos a los distintos países de América seguros de que, dada la calidad de los mismos y su buena presentación, han de obtener muy buenos beneficios en sus negocios. 

La Casa Arméntia y Compañía, de Haro, es una prueba más de que cuando se pone en un negocio la inteligencia y actividad necesarias y una inquebrantable voluntad para cumplir fielmente los compromisos adquiridos, se obtienen siempre buenos resultados y se conquista un puesto de honor en el ramo del comercio o de la industria a que se dedica la Casa así procede".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO