sábado, 9 de enero de 2016

CREMAS LE COQ Y ÁGUILA RIOJA' DE HIPÓLITO Y FRANCISCO BERGASA

Los hermanos Isidro, Pedro, Hipólito, Isabel Bergasa  y sus herederos son el ejemplo de empresarios logroñeses emprendedores. 

Isidro y Pedro abarcan multitudde tareas relacionadas con la construcción, Hipólito tiene como su principal actividad la de la carpintería mecanizada, y la hermana es modista de cierto éxito.  Pero a lo largo de su trayectoria profesional no son ajenas a ellos en sus diferentes sociedades mercantiles, actividades como la fabricación de tejas, mosaicos, cremas de calzado, betunes, seguros, espectáculos, pelota, frontones fabricación de sillas, litografía....  


'HIPÓLITO BERGASA Y HERMANOS' - FERNANDO BERGASA 

Anuncio 1922 periódico España
Hipólio Bergasa, ya en 1915 anexo a su carpintería y luego almacén de la calle Zurbano disponía de una fábrica de cremas y betunes comercializados con la marca 'Águila Roja', posteriormente su hijo Fernando continúo con esta actividad incorporando la famosa crema 'Le Cocq', la fama de esta industria es recogida en 1923 en al periódico 'La Acción' en el artículo que a continuación se reproduce'

LA ACCIÓN
Artículo_ 'COSAS RIOJANAS'', por Velasco y Jiménez  
Julio 1923

"El caso de Fernando Bergasa es digno de ser tratado con detenimiento y divulgado para estímulo de todos, ya que representa el carácter de una juventud sana y arrolladora, que impulsada por la vehemencia de los pocos años, se sostienen las producciones tan cacareadas de la Rioja, quizá con más brillo que sus progenitores.


La visita que hicimos a la gran fábrica de cremas y betunes fuimos recibidos con la cordialidad que caracteriza a su creador, el señor Bergasa, y con libros en la mano pudimos comprobar lo que en muchos casos pudiera creerse como fantasía industrial, pues es verdaderamente asombrosa la demanda que de casas y almacenes de toda España se reciben para la contratación de sus escaróticos, pastillas de cera, pasta para limpiar metales, y, sobre todo, donde la demanda llega a lo inverosímil, es por su más acreditada marca de cremas a la cera 'Le Coq'.

La fábrica, en su exterior, consta de unos compartimientos para oficinas, y pasadas éstas, se ve una gran nave, donde trabaja gran número de obreros y grandes cajones que ocupan los laterales, donde se ven millones de envases. Al final está la máquina y las calderas y pasando éstas, en una habitación más reducida, está el laboratorio, en el cual pasa horas y horas el escrupuloso fabricante, siempre atento a cualquier descubrimiento que pueda mejorar su producto, si es que aún es posible. 


Solicitud del registro de la marca
Es curioso hacer constar que para la elaboración de esta crema no se emplea el aguarrás, que tanto martiriza el calzado. Para ello se emplea un sustitutivo de ese líquido que es con lo que ha podido llegase a su completa depuración. 

Con gran placer damos estas lineas, como homenaje de admiración a la laboriosidad y a trabajo, porque con ello creemos rendir culto a un hombre  que es digno de 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO