sábado, 11 de julio de 2015

MAZAPANES DE FELIPE ROMERO, 'LA SUIZA'

De los que elaboran en 1915 mazapán en Logroño, cabe destacar a Felipe Romero, como un confitero inquieto que difunde por esos años el mazapán más allá de las fronteras de la región y de la distribución entre los paisanos de Cameros y la Rioja.

El periódico LA RIOJA en 1910, relatándonos las bendiciones de los productos de la provincia de Logroño nos traslada una descripción de los mazapanes de Felipe Romero, que hoy todavía se fabrican con la marca 'Mazapanes Hija de Felipe Romero':

"... en el ramo que pudiéramos llamar de golosinas, contamos con las delicadas pastillas de café y leche y los especialísimos mazapanes de Soto de Cameros.
Primeramente estos mazapanes se elaboraban en el mencionado pueblo de Soto, concretándose sus fabricantes a venderlos allí y mandar pequeñas cantidades a los numerosos soteños que hay extendidos por España. 

A medida que se iban conociendo los exquisitos mazapanes, el consumo fue aumentando, tomando su fabricación mayor escala, lo que hizo que un industrial del pueblo; experto y conocedor de sus intereses, se trasladase a Logroño hace cosa de 8 ocho años (1902), se estableciera y a fuerza de esmero en el articulo, trabajo y activa propaganda, haya logrado introducirlos en toda España, Francia, Inglaterra y América.

Este industrial es don Felipe Romero, nombre ventajosamente conocido en todos los mercados, por el crédito que a su marca ha sabido dar. 

La elaboración de tan selecto mazapán es delicadísima en la casa Romero, pues tiene montados sus obradores con cuantos adelantos modernos se emplean hoy en los mejores de Europa, adquiriendo las primeras materias de las más puras y contando además con un personal competentísimo, que trabaja bajo su dirección.

Como prueba de la bondad de los productos del señor Romero, véanse las recompensas que en el espacio de tres años ha conquistado:

En la exposición Hispano-Francesa, celebrada en Zaragoza en 1908 medalla de plata y diploma de honor, medalla de oro de cooperación, y fue autorizado el señor Romero para usar la medalla de oro conmemorativa del Centenario de los Sitios.

En 1909, en la Exposición Franco-Española celebrada en París, la más alta recompensa, consistente en medalla de oro y cruz especial de mérito.

Del presidente de esta Exposición conserva el señor Romero una carta con la que se dice que el Jurado acordó concederle por unanimidad, además de la medalla y cruz expresadas, la gran cruz laureada de los Caballeros de San Sebastián y San Guillermo, siendo el único expositor español que obtuvo tan honrosa distinción.

En la Exposición Universal del Buenos Aires, celebrada en 1910, ha obtenido otro gran premio..

Y todo esto bien merece que se sepa por todos, para gloria del autor honra de la provincia." 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO